Percepción abierta


Las puertas ocultas, de José Napolén Oropeza. Dilatar la Pupila

Primera edición de «Las puertas ocultas», de José Napoléon Oropeza

 

Reseña de Omar Osorio Amoretti sobre la novela Las puertas ocultas del escritor venezolano José Napoléon Oropeza.

Por Omar Osorio Amoretti

@osorioamoretti

Llevaba tiempo sin leer las noticias y esta me llegó mientras conversaba con la profesora Alma Clara Añez. Oropeza ganó el Premio de la Crítica de Novela, me dijo. Había sido miembro del jurado con Ángel Gustavo Infante y Carlos Pacheco y hacía días que el veredicto rodaba por los diarios y blogs de literatura. ¿Qué es lo que más te gustó de la obra?, le pregunté. Su carácter metaficcional, me contestó. Quedé extrañado. La verdad es que esperaba un juicio tradicional, alguna observación sobre los personajes o la textura del lenguaje. Nunca imaginé que diría esas palabras tan atípicas, precisamente en un momento donde predomina una narrativa mucho más clásica a nivel estructural.

   Luego de su lectura, es obvio que Las puertas ocultas (2011) participa de aquella autorreferencialidad tan conocida en las escuelas de Letras. Podrá parecer algo complejo pero, al momento de leerse, el fenómeno se percibe con claridad: se trata de un proyecto estético en el cual la ficción en sí misma es protagonista de la ficción narrada, lo que en términos más simples significa que estamos ante una novela de la novela. Esto le sirve a José Napoleón Oropeza (1950) para entrelazar, como bien dice el veredicto del jurado, la pasión literaria con la intriga política.

   Y es que Oropeza se estrena como narrador en la década de los setenta, donde se propició el juego formal y la experimentación de las voces narrativas. Fiel a ese modo de escribir, lo mantiene en esta historia donde vuelve a aparecer la figura de Eduardo, en una suerte de saga (ya presente en Las redes de siempre [1976]) donde conocemos otra etapa de su vida, así como un nuevo orden de los componentes literarios.

   Sin embargo, no solo lo lúdico es importante. Hay otra cosa tan interesante, o más interesante, que esta arquitectura autorreflexiva, pues sobre todo Las puertas ocultas constituye temáticamente un caso excepcional donde la literatura nacional explora el tema de la cubanidad, una cubanidad representada no como un objeto exótico y aislado del lector venezolano, sino todo lo contrario: como una realidad afín, cónsona y análoga en cierta manera con nuestros tiempos. De esta manera, aunque superficialmente casi todo en la novela es foráneo, este último título de Oropeza tiene, como en sus trabajos anteriores, la mirada puesta en los lectores de su país.

Datos bibliográficos

Autor: José Napoleón Oropeza

Título: Las puertas ocultas (2011)

Editorial: Bid & co

* Esta reseña fue publicada en el suplemento Día-D, del diario 2001, el 18 de noviembre de 2012.

Acerca de Omar Osorio Amoretti

Omar Osorio Amoretti. Caracas (1987) es profesor e investigador (USB | UCAB). Licenciado en Letras y maestría en Historia de Venezuela por la Universidad Católica Andrés Bello. Ha publicado: José Rafael Pocaterra y la escritura de la historia (Equinoccio, 2018).
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s