Campanas del pasado


Una tarde con campanas, del escritor venezolano Juan Carlos Méndez Guédez. Dilatar la Pupila. Literatura

Edición de «Una tarde con campanas», de Juan Carlos Méndez Guédez

Reseña de Omar Osorio Amoretti sobre la novela Una tarde con campanas, del escritor venezolano Juan Carlos Méndez Guédez.

Por Omar Osorio Amoretti

@osorioamoretti

   El desarrollo de una literatura en la que los personajes, por alguna u otra razón, deben vivir o han vivido en lugares distintos al de su origen tiene un registro de larga data en nuestro país. Desde el Alberto Soria del gran escritor modernista Manuel Díaz Rodríguez (1871-1927), hasta los seres ficticios de Miguel Gomes (1964), sin olvidar en el recorrido a los de José Luis Palacios (1954), podemos hallar muestras de que nuestra narrativa no siempre ha sido de ambiente o situación localista, aunque sí profundamente venezolana, es decir, pensada desde la problemática de nuestro país, desde su perspectiva y casi que exclusivamente realizada para sus lectores. Creo que Una tarde con campanas, de Juan Carlos Méndez Guédez (1967), no es una excepción al fenómeno, aunque indudablemente tiene sus diferencias. Pero son esos puntos en común los que, poco a poco, han comenzado a configurar un espacio de reflexión desde la novela contemporánea nacional.

   A través de la narración de un niño que cuenta la historia de su familia en España, el contenido de la obra salta a la vista: el exilio venezolano. Sin embargo, a pesar de esta recurrencia temática en los últimos años (el caso de Sánchez Rugeles es ejemplar) y sus inevitables aspectos sociopolíticos, acá todo esto es suavizado por la forma en que la trama es contada, es decir, de alguna manera se le da la vuelta. Hay eventos que el protagonista no logra entender del todo; pero aquella candidez descriptiva no implica que el lector (menos ingenuo, espero) no se percate de la irregularidad de la situación de aquellos emigrantes. Porque –y en esto creo que se entronca con los antecedentes de la producción literaria de ese estilo–, más que el producto de una  lucha directamente política, el destierro es en este nuevo trabajo de Méndez Guédez un problema del hombre con el medio que le rodea, entre una geografía hostil y un habitante desamparado.

    Tal vez sean todas estas cosas las que hacen de Una tarde con campanas un texto novedoso y a su vez heredero de una antigua tradición. Una lectura que, a pesar de la sencillez del lenguaje y la cotidianidad de sus imágenes, contiene más de lo que cuenta.

   Datos bibliográficos

   Nombre: Una tarde con campanas

   Autor: Juan Carlos Méndez Guédez

   Editorial: Equinoccio.

    Año: 2012

* Esta reseña fue publicada en el suplemento Día-D, del diario 2001, el 17 de febrero de 2013.

Acerca de Omar Osorio Amoretti

Omar Osorio Amoretti. Caracas (1987) es profesor e investigador (USB | UCAB). Licenciado en Letras y maestría en Historia de Venezuela por la Universidad Católica Andrés Bello. Ha publicado: José Rafael Pocaterra y la escritura de la historia (Equinoccio, 2018).
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s