Reencuentro con la vanguardia


 

   Es un hecho evidente tanto para los estudiantes de Letras como para los entusiastas de la literatura que el conocimiento de la vanguardia venezolana ha sido, es y probablemente siga siendo una información de difícil acceso, más aún cuando para obtenerlo es necesario aproximarse a documentos de primera mano. Las causas suelen enumerarse hasta el infinito, como una letanía de dificultades: ediciones fuera de circulación, impresiones agotadas, materiales originales en estado avanzado de deterioro, escaso interés (esto, obviamente, es una suposición de las editoriales) en su adquisición, etc. De esta manera, nuestro país lleva ya por lo menos una década sin ver nuevamente una compilación de los manifiestos literarios venezolanos del siglo pasado, por no hablar de las reediciones de grandes revistas como El Cojo Ilustrado o Contrapunto, que marcaron pauta en su momento y en las cuales escribieron los autores más importantes de su generación. La Universidad de Los Andes, conscientes de la importancia de este tema en la conformación de nuestra historia literaria, ha llevado a cabo una de las empresas más importantes de los últimos años: una edición facsimiliar de la revista válvula (así, en minúscula), publicada por primera vez en 1928.

   No cabe duda de que con válvula se le da fecha de nacimiento a la vanguardia en Venezuela, y con ella a una nueva concepción de la forma de producir literatura. Si bien algunos años antes autores como Antonio Arráiz, Fernando Paz Castillo y José Antonio Ramos Sucre habían escrito obras poéticas con formas novedosas, no menos cierto es que con esta publicación el fenómeno adquiere cuerpo, organicidad y presencia en el panorama cultural venezolano. De hecho, estos escritores tendrán participación en ese primer y único número junto con otros que en el futuro tendrán un papel destacado, bien sea en el plano cultural (Arturo Uslar Pietri, Carlos Eduardo Frías, Miguel Otero Silva, José Nucete Sardi) bien en el plano político (Gonzalo Carnevali y J. Gabaldón Márquez).

   El lector podrá ver el material como lo vieron aquellos jóvenes del año 28; pasear por esas páginas amarillentas cargadas de una poesía nueva, ausente de la antigua retórica romántica y neoclásica; de relatos concisos en busca de nuevas maneras de expresión; de ensayos teóricos en los cuales se ve una Venezuela no tan oscurantista (como suele creerse en nuestro imaginario popular) que, a través de “un puñado de hombres jóvenes con fe, con esperanza y sin caridad”, demostró su mayoría de edad en el quehacer literario.

 

Datos Bibliográficos

Nombre: Revista válvula. Edición facsimilar

Autor: Varios autores

Año: 2011

Editorial: Universidad de Los Andes

* Esta reseña fue publicada en el suplemento Día-D, del diario 2001, el 30 de diciembre de 2012.

Acerca de Omar Osorio Amoretti

Omar Osorio Amoretti. Caracas (1987) es profesor e investigador (USB | UCAB). Licenciado en Letras y maestría en Historia de Venezuela por la Universidad Católica Andrés Bello. Ha publicado: José Rafael Pocaterra y la escritura de la historia (Equinoccio, 2018).
Esta entrada fue publicada en Reseñas y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s